domingo, 1 de marzo de 2015

Zapatos, zapatos, zapatos ¿cómo decirles adios?


Desde siempre me han encantado los zapatos con tacón alto. Hoy es el día de decirles adiós y no sé como. Los he tenido debajo de mi cama por más de dos años y cada mes los saco para limpiarlos. ¿será que muy dentro de mi aún pienso que volveré a andar con ellos? No desaparece mi esperanza pero soy muy realista y probablemente no volveré a caminar en esta vida.

Sé que no poderles decir adiós a mis zapatos es bobo. Pero sé que hay algo más detrás. ¿Por qué no puedo utilizarlos? Porque mis piernas se ponen tensas por la posición no natural del pie y por lo mismo no se quedan quietos mis pies y me desbalancean. Además que se caen constantemente. Sí acaso me ven con los mismos zapatos aburridos de siempre. No me juzguen, solo recuerden que ha sido un lío inmenso el tener zapatos que no provoquen mis piernas, que no se caigan y que combinen con lo que traigo puesto.


Por ahora adiós zapatos míos. Algo muy mío se ha ido pero ha dejado espacio para algo nuevo. Empezaré a cazar zapatos bajos de colores llamativos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario