sábado, 8 de noviembre de 2014

Silla Pasillera

Hoy fue un día soleado, cálido y muy lindo en mi ciudad. Hoy no pude quejarme del frío y creo que no me quejaré durante los próximos días ya que me voy a Cuernavaca una semanita de curso. Para este viaje la logística y organización ha sido muuuuy complicada. La verdad estoy muy asustada sí se puede decir de alguna manera.

Primero voy sola con una enfermera que no me conoce. Mi enfermera de planta no me pudo acompañar y desde hace semanas busqué y busqué. Finalmente conseguí una chica que espero sí me pueda apoyar. Es un poco delicado y difícil abrirse a alguien nuevo en cuestiones diarias. Sin embargo, haré todo en mí para que las cosas fluyan muy bien.
Ahora bien en cuanto la logística uff. En nuestro país, para las personas que utilizamos silla de ruedas para movilizarnos, resulta más fácil tomar un avión y viajar a Las Vegas, que subir a un autobús para ir a Saltillo.
Los aeropuertos de México que he visitado se encuentran preparados para atender adecuadamente a las personas con movilidad limitada. He tenido buenas experiencias en varios aeropuertos. En verdad espero que esta sea igual o mejor.
Básicamente, las personas, que no pueden caminar, subir o bajar escaleras, llegamos hasta nuestro asiento del avión mediante el uso de unas sillas de ruedas especiales mejor conocida como “SILLAS PASILLERAS”.
Ahora bien, cuando es necesario utilizar autobús- la logística es completamente rudimentaria. La persona es cargada “cuerpo a cuerpo” por el chofer, maleteros o pasajeros voluntarios.
Esto resulta peligroso, incómodo e indigno, tanto para la persona que requiere el apoyo como para las personas que le auxilian. Especialmente, cuando una mujer debe ser ayudada por hombres.
Este problema se resolvería fácilmente con el mismo procedimiento que se emplea en los aeropuertos. El uso de una silla pasillera permite a las personas con discapacidad motriz hacerlo de manera digna y segura.
El costo de una silla pasillera no es para nada elevado. El precio es alrededor de 2,000 pesos.
Debido a que no pude empujar adecuadamente al departamento que organizó el curso, la silla pasillera no fue opción para este curso. Ahora tendré que alquilar un auto y conseguir quien lo pueda manejar ya que yo aún no me animo y no quisiera enfrentarme nuevamente contra pared al saber que no me rentarían un carro por mi discapacidad.
En fin. Mándenme muuuuuuuuchas buenas vibras para esta semana.
Saludos a todos. Ciao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario