jueves, 27 de marzo de 2014

Cumple

Hay cinco temas de los que me gustaría platicar, pero uno es muy malvibroso, otros dos son tristes y otro es muy personal y profundo. Así que hablaré de mi cumpleaños jojojo. Este fin pasado cumplí años. El sábado fue un día muy soleado y muy agradable.

Antes de mi lesión me festejaba toda una semana completa. Esta es la primera vez que celebro después de mi accidente. Intenté organizar una cena relajada y tranquila con la gente a la que estimo. Gente desde primaria hasta el rugby, pasando por el trabajo, terapeutas y la escuela. Se junto un poco de gente de todos los grupos y agradezco infinitamente las muestras de cariño.

Antes de la fiesta tenía miedo de quedarme yo solita con la cena y tenía una incertidumbre gigante al ver que pasaba los minutos y no llegaba la gente. Finalmente llegaron mi mejor amigo y su novia y me relajé. Acto seguido llegaron mis primois y poco a poco nos juntamos aproximadamente 45 personas. Me llevaron tres pasteles deliciosos y pude platicar con la mayoría.

Ser agradecida debería ser una virtud y mas cuando sientes y ves que hay gente que te aprecia. Esta misma gente en algún momento y a su manera me ha ayudado. Desde un simple mensaje o llamada hasta pedir y alzar su voz en mi favor y a favor de las personas con discapacidad.

Agradezco nuevamente a mi familia y amigos y conocidos a empujarme un poquito o muchisimo en mi vida. Agradezco a mis padres el no dejarme morir y el no escuchar mis peticiones de abandonar esta vida al inicio de esta aventura. Agradezco a mis amigas y amigos el darme un abrazo o tocarme la cara en los peores momentos y el dejarme seguir en sus vidas. Agradezco a mis compañeros de trabajo que aunque a algunos les fui impuesta, la mayoría me ha apoyado desde pedir una rampa hasta apelkar por mi reincorporación. Agradezco a mi equipo de rugby (lesionados y convencionales) el abrirme su corazón y el ponerme a subir rampas que aquí entre nos sigo sin poder subir.

Estoy muy agradecida por continuar en esta vida y sobretodo el no haberme abandonado. Hay un gran camino que recorrer, soy joven, y quiero seguir haciendo y deshaciendo. Tengo fé, sueñois y esperanza de que seré feliz como siempre a lo largo de toda mi vida lo he intentado.

Los invito a agradecer los pequeños o grandes momentos de esta vida y sonreír.


No hay comentarios:

Publicar un comentario