miércoles, 12 de febrero de 2014

Respeto propio

Una persona es mucho más que un físico: es espíritu, alma, intelecto, mente, corazón y mucho más. Identificar a una persona solo con la apariencia física es una limitación muy grande. Lo esencial es invisible a los ojos.

Todo pasa por animarse, salir y enfrentar la vida con ganas. Encontrar la voluntad interna para sobreponerse a las propias creencias y al qué dirán y no dejarnos vencer por las dificultades. Así, con fuerza, intentar siempre ayudar a que los demás venzan también.

Los obstaculos como mujer son grandes y con discapacidad son gigantes. Pero hay que llevarse la vida tranquilamente y con la mejor cara para ser felices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario