sábado, 23 de noviembre de 2013

You better work Gaby

Uno de los puntos cruciales de mi readaptación ha sido la reincorporación a la vida laboral. Desde que terminé mis estudios hace ya seis años nunca había dejado de trabajar, siempre había sido de las hormiguitas trabajadoras y me gusta hacer eso. Work, work, work, work. Al sufrir la lesión el año pasado una de las cosas que mas me estresaban era el saber sí podría volver al trabajo que venía haciendo desde hace varios años o sí tenía que buscarme otra forma de vida laboral hasta vender tacos me pasó por la mente. Pero ni hacer tacos sé, tendría que aprender.

Desde un inicio mis jefes me decían que no estresara por eso, que mi lugar seguía para mi, que me preocupar por mis terapias, readaptaciones, etc. Pero después de un año ya es justo y necesario regresar a trabajar. Algo que he aprendido es que todo puede cambiar y sinceramente aunque yo me sintiera capaz y estable para trabajar tal vez eso no sea percibido así por mis jefes. Sin embargo, después de muchísimos correos, llamadas, análisis, consultas legales, ansiedad, desaliento, positivismo ya ayer firmé mi contrato de reincorporación. Fanfarrias :)

Durante todo este tiempo de ir y venir de eventos y arreglos pre laborales me puse a pensar como le hace una persona con discapacidad para encontrar trabajo si para una persona convencional es complejo para alguien con discapacidad es mil veces mas. ¿Será correcto decir desde un comienzo que tienes una discapacidad o simplemente te presentas a la entrevista? y ¡bam!No quiero que me vean como una discapacidad sino como que tengo una discapacidad.

Lamentablemente, no es como que una empresa vea de entrada a una persona con discapacidad como la mejor opción para entrar en sus filas, nos visualizan como una carga aunque los cambios o adaptaciones sean mínimas o nulas a lo que ya tienen. En mi caso fue distinto ya que me conocen desde hace ya unos años y saben que me gusta trabajar. En dado caso que no pudiecra regresar a mi empleo anterior me estresaba el buscar. Muchismo estrés al respecto. Lo que concluí de uno de todos los puntos es que cuando me pidieran que fuese a la entrevista les preguntaría acerca de la accesibilidad. Sin embargo, desde ayer ya es un punto menos en que preocuparme. ¡Puff! Se portaron a la altura y han sido tan benévolos que ahora no queda mas que regresarles de la misma manera ¡Trabajando!

Una persona con una lesión cervical necesita cerca de tres horas diarias para estar lista para empezar el día, no es como que sea holgazana sino literalmente necesito tres horas para poder decir "I'm ready to go". La flexibilidad y jornada reducida con la que iniciaré esta nueva etapa me ayudará a dar nuevamente lo mejor de mi. ¡Uff! Que mezcla de sentimientos que ni puedo describir. Después de un año y cuatro meses vuelvo a trabajar!! :)

¡Mega feliz!


No hay comentarios:

Publicar un comentario