viernes, 15 de noviembre de 2013

Entre estambres.

Hace años empecé a tejer bufandas para regalar en invierno. Siempre me ha gustado cubrirme el cuello y pensé que sería un buen regalo. El año pasado por el mes de marzo empecé a tejer una bufanda blanca que iba a regalarle a un super amigo. Cada noche leía un poco y tejía unos minutos,  sin embargo desde mi accidente no había pensado como le haría.

Finalmente, ayer empecé a tejer nuevamente con mis manos paralizadas.  Fue increíble la satisfación que sentí al encontrar la manera de volver a tejer. No soy tan rápida como antes pero con práctica tal vez pueda darle su bufanda a mi amigo.

¡Besos! Siempre hay una manera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario