jueves, 16 de mayo de 2013

Manual vs Eléctrica

Hi!

Tengo que reconocer que la relación que llevo con la silla de ruedas es muy compleja, casi como una amistad de odio y amor muy profunda. Al inicio no conocía nada de ella y la odiaba. Ahora es mi forma de independencia, es parte de mi. Ya hasta la empiezo a ver con otros ojos.

La primera vez que me senté en una silla fue algo horrible. Bueno de hecho esa silla era horrible. Había sido utilizada por mi abuela materna y me quedaba inmensa. Habían pasado como 4 meses de mi accidente y eran las primeras veces en la que podía estar semi sentada en algún lugar. Entre mi papá y mi entonces enfermera me posicionaron en la silla, teniendo mi cabeza apoyada contra la pared. Todavía en ese momento llevaba collarín rigido y no podía mantener mi cabeza. En ese entonces aun sentía todo mi cuerpo como un pedazo de block. No podía mover nada solo los ojos.

Desde el inicio de la lesión, supe que tendría una silla de ruedas ya fuese temporal o permanente. Para mi era una silla equis. Pero grande fue mi sorpresa al saber que hay de mil colores y sabores. Que existen taaaaaantas especificaciones y que existen personas capacitadas para ayudarte al elegir la mejor de acuerdo a tu complexión, medidas, genero, nivel de actividad, peso, nivel de lesión, tipo de uso que tendrá, etc, etc, etc. Créanme que fue mucho mas difícil que comprar un carro. 

Sin embargo, todos estos factores son secundarios. El meollo de todo es decidirse entre una manual o eléctrica. Mi terapeuta, mis padres y amigos me dijeron que tomara una eléctrica a lo cual primero puse unos ojos de -_______- y luego les dije que estaban locos. Que yo no iba a querer una moustrosidad de silla si apenas y mido 1.55m. 

Existen niveles de lesión para los cuales no es opción una manual. Por ejemplo alguien C4 que solo mueve su bicep y no tiene control de muñeca. Sin embargo, aunque no tengo movimiento en dedos, sé (porque he visto y conocido) que hay gente de mi lesión con sillas manuales y dije si ellos han podido ¿por que yo no? Además necesito el ejercicio, creo que me volvería loca solo moviendo un palito para la derecha, izquierda, adelante, atrás. Ay no que horror. No, no, no.

Para poder tomar la decisión de manera analítica y convencer a la gente a mi alrededor que solo busca mi bienestar tuve que presentar los pros y cons de cada uno. El discurso va mas o menos así.

Silla Eléctrica 

Mi terapeuta me la quiso vender como super cómoda, super sencilla de manipular, super relajante. todo super. Lo único de lo que debía de preocuparme era no atropellar a nadie. Son rápidas y si, es cierto son cómodas ya que solo te preocupas por el palito de movimiento. Puedes subir rampas sin morir (como yo) o bajarlas sin preocuparte en dejar un dedito por ahí.

 La verdad, desde que la vi dije nooooooooooo, esa no. La vi inmensa, grande, cero amigable. Soy pequeña y en esa cosa nadaría y fuera de mi casa no podría ir a ningún lado. La silla es muy alta no cabe en ningún lado, ningún restaurante, café, si fuese al parque de la casa ocuparía toda la banqueta y por lo mismo tendría que comprar una camioneta adaptada para moverme inclusive a la iglesia. Lo cual es un no, no. Si de por si una silla electrica no baja de 7 mil dólares no quise ni pensar cuanto costaría en México. Además, sé que siendo tan curiosa en algún momento un hoyo (como esos que no existen en México) se me atravesaría en mi camino nadie podría ayudarme a salir de él ya que pesa horrores. Nada mas y nada menos que 150 kilos!!!! Mas mi peso 151! Jajajaja :P

Para muchos es una opción, para mi jamás lo fue, pero tuve que convencer a mi terapeuta, padres y amigos de que en lugar de beneficiarme me perjudicaría. He aquí la malévola silla eléctrica.Cualquiera que me conozca físicamente trate de imaginarme en una cosa así! Obvio no sería yo


Silla Manual

Sí la silla eléctrica no era opción para mi, entonces por descarte sería la manual. Cuando descubrí el Rugby en silla de ruedas, dije woooow, ellos son cuadriplejicos y se mueven solos! son lo suficientemente fuertes para empujarse! En ese momento decidí volver al deporte, esta vez sería deporte adaptado. Busque en donde podría ir a intentar algo y agradecí vivir en Monterrey ya que es el único estado, salvo D.F. que cuenta con unas instalaciones tan bien cuidadas y adaptadas. Fue aquí donde decidí empezar a ir al Centro Estatal Paraolímpico. 

En este centro vi un chavo (en realidad dos) con lesión mas arriba de la mía que se movían en la silla manual sin problema. Me quedé helada y dije woooow yo quiero esa independencia. Me acerqué a uno de ellos y le pregunté cuanto tiempo llevaba lesionado y su respuesta me bajó de la nube. Me dijo "diez años" dije noooooooo hasta dentro de 10 años seré independiente? Después dije nombreeee, yo podré moverme mas rápido en menos tiempo. 

Vi su silla y dije ahaaa su silla no es como la mía. Fui directamente con el couch y me dijo que mi silla era clínica, la cual pesaba 20 kgs, existen mas pesadas que pesan 25 y son hospitalarias y el tipo que yo busco es de vida diaria 6 kgs. Cuando me dijo eso mis ojos brillaron y dije muy bien. Una manual de uso diario de 6kgs de color morado para llevar por favor. Después me informaron que en Monterrey no se venden, que si quería una mas o menos tendría que pedirla a D.F. Y costaba entre 30 y 40 mil pesos. Una vez mas me desinflé. Tendría que buscar como obtener la silla que me ayudaría a conquistar el mundo jajajaja.

Busqué en internet la mejor marca de sillas y había varias, entre ellas Quickie. Navegué en su pagina, investigué cual me convendría y empecé a buscar quien me podría asesorar con medidas y ángulos y todas las especificaciones necesarias para pedirla en Estados Unidos. En ese ir y venir de consultas con "especialistas" al fin de tres meses pude pedir mi silla manual morada.

La silla de vida de uso diario es ligera, fácil de transportar, manejable y si quiero salir a cenar, al parque al cine, etc. No tengo que pedir una ambulancia para que me traslade. Puedo salir perfectamente en cualquier carro, la silla cabe muy bien en la cajuela de todos los carros. Bueno de un bochito tal vez no jajajaja.

No crean que todo es miel sobre hojuelas con la silla manual. Es extremadamente difícil al principio empujarte sin movimiento en dedos que te ayuden a agarrar el rin y empujar en si es complejo cuando no tienes triceps. Sin embargo, el tratar y tratar hacen que los músculos se desarrollen mas rápido. Tener mas fuerza en general y mejor condición. Pasé de sudar la gota gorda y moverme un metro cada 10 minutos a moverme 5 metros en 30 segundos. Es un avance increíble para mi, considerando que no he encontrado unos guantes buenos para mi. Pero el tema de los guantes se los cuento después. La siguiente imagen es mi silla.


Como se habrán dado cuenta la relación que llevo con mi silla es compleja. No puedo decir que la amo porque no es verdad, pero algo real es que agradezco el poder moverme de manera independiente, algo que pensé al principio no lograría. 10 meses después lo logré. :)

Tal vez ustedes no tengan que utilizar una silla de ruedas, tal vez sí. Pero de lo que estoy muy segura es que todos hemos tenido relaciones de amor/odio que no nos dejan mover, que no nos ayudan a ser nosotros mismos y nos hacen dependiente. Esta clase de relación debe de ser eliminada de nuestro ser. Busquemos las relaciones que nos ayudan a ser nosotros mismos, independientes y que nos empujan a caminar o en mi caso a deslizarme. 

Besos y cerezas mis amigos.

2 comentarios:

  1. Bien gaby! el ejercisio siempre ha sido parte de tu vida!! Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Me da mucho gusto que ya tengas una silla ad hoc, para reencontrarte con el mundo, sé que pronto podrás dominarla y te sentirás sumamente libre e independiente.

    Recuerda hay que quitarnos la silla de la cabeza y ponérsela en las piernas

    Camila

    ResponderEliminar