sábado, 6 de abril de 2013

¿Nadar o no nadar?

Aloha!

Estas ultimas semanas he tenido mucho movimiento. Antes de todo cumplí años yeeeeei! Y las chavas con las que vivía me mandaron flores awwwwwww. Siempre me han gustado las flores y mas en mi cumple jejejeje.

Para mi cumpleaños pedí pastel de chocolate porque básicamente lo amo. Jajaja. Ya después del pastelín venía el regalo. No recuerdo desde cuando pero en mi cumple me regalo algo y este año no fue diferente. Como autoregalo de cumpleaños me fui a nadar por primera vez al centro paralimpico de la ciudad. Error! Muy mal mi autoregalo o mejor dicho muy mal el no haberme preparado para la experiencia. Básicamente sometí a mi cuerpo a una condición que se llama Disreflexia Autonómica (DA). De acuerdo a lo que he aprendido esta condición puede poner en riesgo la vida y se puede considerar una emergencia médica. Grrrrrrh!

Toda la experiencia de nadar o intentar fue muy buena. Antes amaba nadar y ya llevaba mucho tiempo animándome. Fue una experiencia diferente. El agua en mi cara y sentir como mi cuerpo flotaba fue muy alentador. El regresar a hacer algo que siempre me ha gustado me alegró. Lo no tan lindo vino después de salir de la alberca. Me empezó a doler la cabeza pero como tengo dolores constantes no le tomé importancia. Sin embargo, ese dolor de cabeza me indicaba que estaba sufriendo un ataque de DA.

Un DA se origina cuando el cuerpo se enfrenta a algo nuevo o no está cómodo. La parte afectada le indica al cerebro que se encuentra incomodo y el cerebro busca la manera de eliminar el malestar. En mi caso, esta comunicación está muy débil y mis piernas estaban en contra de estar en el agua con la presión que ésta ejercía. Y el cerebro solo recibió parte del mensaje y decidió decirle al corazón que necesitaba ejercer mas presión arterial.

Total para no hacer muy largo el suceso, me subió la presión cerca de los 200/150 cuando el intervalo normal en mi es 90/60 osea suuuuuper mal. Mi cabeza explotaba, tenía nausea y vomito y otras maravillas del cuerpo jajajaja. Me sentía super mal.

En fin me asusté y mi familia se alarmó tanto debido a que un DA puede encaminar a un ataque al corazón. Lo cual no sucedió :) Al día siguiente fui rápidamente al neurólogo y me dio la cátedra del DA y como manejarlo. So happy! Quiero nadaaaar!

Hay tantas cosas que aprender en la vida. En general toooodos los lesionados y no lesionados tenemos mil y un cosas que aprender. Mi caso no es diferente. Experimento tantas situaciones nuevas y únicas que es obligatorio el aprender aspectos de mi cuerpo y como funciona.

Todos debemos prepararnos lo mas que podamos ante eventualidades. No quiero decir el vivir con miedo sino el prepararnos. El no hacerlo me llevo a un estado no muy lindo. Sin embargo aprendí y espero que no me pase otra vez. Dejo aquí una imagen del DA que explica fácilmente que es y aprendamos juntos jejejeje.


Besoooos y cerezas!




No hay comentarios:

Publicar un comentario