jueves, 7 de marzo de 2013

Caídas, caídas y mas caídas

Jelou!

¡Empezamos ya el mejor mes del año! Marzoooooo yei to me! Mi cumple está muy cerca pero creo que este año no recibiré flores por primera vez. En fin, plantaré algo en el jardín y me autoregalaré flores sino llega alguna. Jajaja

En las últimas semanas he estado en constante movimiento. Estoy entrenando muy fuerte para moverme en la silla por mi sola y esto es muuuuy complejo para un cuadri de mi nivel de lesión. Soy C6/7 esto es que no tengo tríceps y mi mano no se cierra por lo que se me dificulta mucho el empujar la silla. Sin embargo, ahí la llevo en el entrenamiento con el resto del equipo. Mientras ellos hacen diez vueltas yo hago tres pero hace un mes no podía ni una jajaja.

Algo con lo que ando practicando es con mi juguete nuevo: tabla de transferencia. La estuve esperando tanto tiempo y al fin tengo mi tablita. Es una maravilla pero me falta practicar muchísimo. Básicamente es una tabla de fibra de vidrio que sirve de puente entre el lugar donde estoy y al cual me quiero mover. Casi siempre es cama-silla-carro.

Al no poder mantenerme sentada por mi sola necesito apoyo para pasarme de un lado a otro. La tirada es poder yo sola transferirme y se que lo voy a hacer solo tengo que agarrarle la forma. La tengo desde hace apenas una semana y fácilmente me he caído unas diez veces y aunque debería de molestarme o preocuparme al respecto pues la verdad no lo hago.

Nunca me ha dado miedo caerme. Cuando salía a correr en las mañanas a veces me caía por lo oscuro y cuando sucedía solo pensaba en levantarme nada de ver alrededor y esconderme. Pensaba "si me caigo pues a levantarte no hay de otra" y sigo con la misma idea.

No me da miedo el caerme sino me da miedo el no querer levantarme. Cuando alguien no sabe se le enseña, cuando alguien no puede se le ayuda pero cuando alguien no quiere ¿qué? Es por esto que continuamente trato de tener una mente fuerte y pensar en lo que quiero de nuevo: independencia. La silla de ruedas me da esa independencia y la tabla me ayuda a llegar a la silla. Todo absolutamente todo esta ligado para que vuelva a ser independiente. Pero todo con paciencia.

Ya comentaba que en la semana que la he tenido me he caído alrededor de diez veces. La primera fue con mi papá ya que no sabíamos como utilizarla, todo era empírico. Me iba a mover de la cama a la silla. Para esto la tabla tiene un plato que se desliza y sobre este plato tiene que estar el trasero. La verdad supuse que me iba a caer ya que mientras me deslizaba veía que el plato quedaba atrás y yo "¿oh oh que pasa? Eso debería de estar avanzando también" en eso solamente escucho un ay de mi papá y siguiente segundo ya veía a mi papá desde el suelo.

Tengo que reconocer que mi primera transferencia fue un fracaso. Sí, un fracaso total! Pero yo no sentía el fracaso yo lo vi como experiencia para no hacerlo de tal manera la próxima vez. Me sentía tranquila de que ya estaba intentando el transferirme sin tener que "abrazar" a alguien. Me choca el tener que abrazar a alguien para transferirme ya que me siento como un trapo.

La segunda transferencia quisiera decir que fue exitosa pero también terminé en el suelo. Jajaja Mi hermana hizo todo lo posible para que no me cayera pero supe que visitaría el piso cuando vi que estaba aferrandome con los brazos de la silla y a la tabla que se había salido completamente y con las piernas arriba del sillón que puso mi hermana como protección enfrente y ella tratando de subirme a la cama jalándome del trasero gritando "no te caes, no te caes" y caí jajajaja. Fueron 10 minutos tan divertidos mi hermana haciendo y jalando todo alrededor para que no cayera y gritando.

Después de esas dos veces dije creo que la posición del trasero es importante y se lo hice saber a la enfermera. Tanto batallamos poniéndome el trasero en la posición correcta que después de 50 minutos nos empezamos a deslizar y voilá no visité el suelo. Fue grandioso el poder estar en la cama un minuto y 55 minutos después estar en la silla. Jajaja jNo quedé perfectamente sentada pero si me transferí. Un paso a la vez, un paso a la vez.

Ahora ya no nos tardamos tanto en la transferencia solo 5 minutos. De mis visitas constantes al suelo puedo decir que para poder levantarme hay que caer. Fácil? Tal vez sus caídas no son tan literales como la mía pero es cierto. Para poder levantarte hay que caer y para poder levantarte hay que querer hacerlo, sino sabes como eso es fácil, se aprende y siempre hay alguien que esta dispuesto a ayudarte solo hay que querer.


Esta es la tabla de transferencia.


Besos y cerezas.


2 comentarios:

  1. jajaja! estuvo bueno el post, no hay videos en youtube? pues que bueno que ya le vas agarrando la onda, poco a poco. Solo hay que querer. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja jelou! Claro que youtube ha sido una pieza mega importante en mi readaptación. Soy su fanssss jajaja

      Yo sí quiero, basta que el resto de mi cuerpo coopere jajaja :)

      Eliminar