martes, 5 de febrero de 2013

Días laaaaaargos.

Tuvieron que pasar muchos días para que asimilara que estaba en Monterrey. De alguna manera mi mente bloqueó muchas cosas. Tal vez era un simple mecanismo de defensa para todo lo que venía.

Mis días en el hospital no fueron buenos. Eran largos, tediosos, abrumadores y yo solo pensaba en irme de ahí. Me revisaban cada dos horas para saber si estaba bien. Todos los días era un desfile de doctores que no sabía si solo me iban a saludar o si me harían mejorar. Primero el neurocirujano, luego el internista, seguía el urólogo y terminaba con el gastro. Yo no sabía por que necesitaba tantos médicos, tantos exámenes, tantos cuidados. Nunca había dado tanta lata, siempre había sido tan autosuficiente que el hecho de que tuviera tantos cuidados no lo entendía.

Mi día era muy largo, iniciaba con el tan odiado baño de esponja. Tal vez cualquiera diría que es un deleite tipo spa. Créanme, no lo es. Nadie me lavaba bien el cabello, nadie tallaba bien y siempre me hacían sentir como un pedazo de carne. Cero sensibilidad. Las enfermeras entraban platicando, me dizque bañaban sin referirse a mi y se iban de ahí como si lavaran trastes y no estuvieran bañando a una persona.

Me dejaban lista y lo único que me decían era que si las necesitaba las llamara con el control y yo solo me reía. O sea si las necesitaba tenía que moverme tomar el control y picarle al botón. Jajaja buena broma. No podía ni sostener mi cabeza sin el collarín y querían que hiciera todo eso.

Después de estar limpia, desayunaba. De los desayunos no me puedo quejar. Eran buenos desayunos pero yo no podía comer. Todo se me hacía pesado y difícil, el masticar era cansado para mi. Que te den de comer acostada no es placentero. Muchas veces pensé que me ahogaría ya que estaba boca arriba y la cantidad de comida nunca era la correcta ya que al no poder moverme, todas las tareas caían sobre mi cuidador (casi siempre mi mamá) y era la encargada de darme de comer en la boca.

Pasaba el tiempo y dejaba el desayuno no porque me hubiera llenado sino porque me cansaba de masticar. Después de desayunar. Empezaba otro problema. Lavar los dientes. Nuuuuunca nadie lo hará bien. Que si mucha pasta, que si poca, que si cepillan muy poco, que si cepillan mucho, que la lengua mal tallada y para escupir uff terminaba mas sucia que nada y me desesperaba. Pero me contenía. Mis papás o quien me ayudara con los dientes no tenía la culpa. Siempre había problemas en ese departamento.

Terminando mis dientes seguía con mis ejercicios de los pulmones. Era un inspirometro. Un simple aparato que tenía tres pelotitas que se moverían de acuerdo al nivel de capacidad pulmonar. La mas sencilla de mover era la blanca, luego una gris y por ultimo una negra. la primera vez que lo haría pensé pan comido moveré las tres, nadaba y corría tenía buenos pulmones. Era obvio que las movería fácilmente, ilusa. Mi sorpresa fue que no moví ni una. Fue totalmente desmotivante. Si mi lesión era medular que tenían que ver los pulmones. Después entendí que muuuucho. Los pulmones estaban pequeños y muy congestionados. No podía toser ni estornudar. Sigo sin poder hacerlo como antes pero ya toso y estornudo de manera muy discreta, no porque quiera sino porque no puedo de otra manera jajaja.

Finalmente, llegaba mi hora favorita: la terapia. El terapeuta hablaba muchísimo y aunque a veces me mareaba era mi contacto con el exterior. Me gustaba escucharlo hablar de todos sus problemas amorosos y como se ahogaba en un vaso con agua. Me hacía los movimientos, el masaje, los estimuladores eléctricos y calor.

Por las tardes intentaba hacer cosas pero al no poder moverme para nada ni sostener el cuello ni nada solo estaba viendo el techo. Era abrumador tratar de pasar el día así. No podía leer porque no podía ni tomar un libro. No me habían dado oportunidad de pasar el celular al cuarto por lo que no podía hablar por teléfono con mis amigos o mi novio. Además de que me cansaba mucho el hablar. No podía ver tele porque no podían subirme ni tantito el respaldo y con el collarín duro era sumamente agotante el tratar de ver de reojo. Recuerdo que eran las olimpiadas y México estaba jugando por la medalla. En otras circunstancias yo hubiera estado al filo de la silla expectante y gritando, pero esta vez fue diferente. Solo lo escuché y a medias, creo que hasta me dormí. Nada me interesaba.

Por las noches no podía dormir y tenía muchísimo sueño, entre las revisiones de signos, medicamentos, exámenes, cambio de posición (para prevenir formación de llagas), intravenosas, ruido y un odioso monitor con una luz verde que nunca dejaba de brillar me alteraban el sueño. Todo era cansado y odioso. Me molestaba tener que decirle a quien estuviera conmigo que me tapara o me destapara. Mi regulador de temperatura estaba pésimo y no lo entendía. Tenía un ardor horrible en las piernas y luego tenía muchísimo frío.

Dormía en intervalos de media hora. Otras veces no dormía nada. Pensaba y le pedía a Dios fuerza. Muchas veces solo contemplaba el sueño de mi cuidador. Otras tantas lloraba pero trataba de no hacer ruido para no inquietar o perturbar a la persona que estaba ahí. Además trataba de no llorar porque no me gustaba que las lagrimas entraran a mis oídos. Otras veces pensaba que hubiera sido mejor no haber salido viva de esto. Todo era tan complicado, doloroso y agotador pero lo que mas me dolía era el sufrimiento causado a mi familia. Mi familia nunca sería la misma.

Aquí empecé a preguntarme el tan común ¿por qué yo?

A la fecha sigo sin saber el porque y creo que nunca lo sabré. Ahora solo me enfoco en mejorar, readaptarme y seguir viviendo la vida lo mejor que se pueda al lado de gente que quiero y me quiere. Muchos no están cerca físicamente, incluso no me han visto en esta nueva posición pero sé que están ahí.

Así fueron mis días en el segundo hospital. Un poco mas estable físicamente pero con mil cosas en la mente.

Besos y cerezas...


6 comentarios:

  1. Aguacatito, mucho tiempo sin saber de ti...

    La verdad primero que nada una disculpa, habia escuchado del accidente pero desconocia la severidad del asunto crei que era de que un golpecito al carro, collarin una semana y listo.. yo aca pensando de que "nembre, de seguro fue en una glorieta queriendo irse del carril interno hasta el externo en un solo movimiento y bien regia aca de que sin direccional"...hasta los de fast & furious se queden de que "¿cómo le hizo la chava?" me explico? jejeje...

    Te soy bien honesto, mi primera reacción por un rato al leer del incidente en el blog fue de enojo hacia Dios... aunque no lo creas, y despues de ya un rato de solo saber de ti por facebook, le seguía pediendo que te cuidara donde quiera que estuvieras..jeje..con eso de que te cambiabas de ciudad, estado y país mas rapido de lo que Lady GaGa se cambia el look jeje.. pos dije mejor checo en unos meses a ver ahora en que pais anda...

    Sigo leyendo mas sobre el accidente y me doy cuenta que en cierta forma me escuchó... pues gracias a dios hubieron personas alrededor que te ayudaron cuando sucedió el accidente... gracias a dios no fue de noche sin nadie al rededor.. o no fue un lugar donde no habia señal del celular...o no fue peor (tipo Christopher Reeve)... y mas que nada gracias a dios que durante éste proceso no estas sola...

    Estoy en cierta forma tranquilo, porque sé que ésto no te va a detener...bajita la mano en año y medio ya te imagino trabajando y/o creando tu propia empresa, creando hasta una o dos ONGs referentes a ésta situacion y no solo en mty.. no no no... expandirlos en varios estados de la republica y no le sigues a nivel internacional porque para entonces ya es navidad jejeje... como dijera Kyle Maynard.."No excuses!!" (en una oportunidad lee su libro.. asi se llama "No excuses!!" es mi idolo)

    Sobre todas las cosas no se me vaya a sentir down ok?...la frase del tec "Nos exigimos ser mejores" no nadamas es marketing eh?!! es un estilo de vida...asi que no se me achicopale.. que estoy seguro que vienen cosas mejores...

    Seguiré rezando, para que primero que nada te sobren fuerzas para seguir adelante.. para que logres tus objetivos y mas que nada para que seas feliz..

    Cuidate chica... cualquier cosa aqui seguimos al pendiente del facebook y el blog... =)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Tomatín!

    Jajaja te pasaste! Tu comentario me hizo reir y sé ve que me conoces muy bien. Siempre de arriba para abajo tu sabes.

    Ahora estoy detenida un poquito, como que me frenaron un ratito pero es momentaneo. Y ¿que comes que adivinas? Ya estoy tratando de armar un support group para lesionados medulares tipo alcoholicos anonimos pero para lesionados jajaja.

    Te mando buena vibra siempre. Espero que nos veamos pronto y platiquemos un poco sobre todo y nada.

    Un mega abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gaby!! Eres una mujer increíble, alegre, fuerte y luchona. Yo te recuerdo con muchísimo cariño.
    Gracias por invitarme a tu blog de ahora en adelante veré tu blog diario. Te mando un besote. Ada Reyes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ada!
      Muchos besos y buena vibra siempre :)

      Eliminar