domingo, 3 de febrero de 2013

Antes del accidente

Hello!

Soy una mujer de 28 años, mexicana, con cuadriplejía adquirida hace exactamente 6 meses. Mi vida dio un giro drástico hace 6 meses un 27 de julio de 2012 a las 4:36 p.m.
Para poder comparar o analizar lo que sucedió y como he tratado de salir adelante debo de recordar como era antes de esta fecha. Y para recordarlo lo compartiré.

Antes del 27 de julio
Soy muy inquieta por naturaleza, siempre me ha gustado tener mil y una actividad. Desde pequeña siempre había estado en muchos grupos diferentes de deporte, escolares, idiomas, iglesia, etc. Siempre en movimiento. Me gusta tener rutinas controladas de actividades. Desde el 2006 había estado fuera de casa de mis padres, no por problemas con ellos sino por mi mismo nivel y necesidad de independencia y aspectos amorosos. Me fui primero a estudiar fuera, luego al regresar solo estuve un semestre en Monterrey, luego me fui a D.F., posteriormente Tijuana y finalmente Puebla. Al momento de mi accidente tenía el plan de irme a Houston. Este último plan no se dio y me trajeron a Monterrey a rehacer mi vida al lado de mi familia.

Un día normal en mi última etapa independiente era levantarme a las 5:30 a.m. tomarme mis suplementos, cambiarme con un ojo medio abierto e irme a correr a un parque cerca donde rentaba en Puebla, donde ya llevaba casi 2 años viviendo muy feliz. Corría un mínimo de 6.4 km y cuando me sentía muy bien hasta 12 km. Terminando de correr me regresaba a desayunar, alistarme e irme a misa de 8 a.m. A la misa no iba tan seguido como quisiera, pero tres veces entre semana si iba. Posteriormente me iba a la oficina, llegando siempre antes de las 9 a.m. Inclusive llegaba antes de mi staff, quien siempre ha sido una persona muy importante para mi.


En la oficina siempre me ha gustado estar al pendiente de mis proyectos y clientes. Me encantaba hacer las cosas rápido y bien. A veces era consideraba media cerrada y terca, pero no me quitaba el sueño esto ya que daba buenos resultados, todo lo tenía y presentaba en tiempo. Jamás quedé mal con algún jefe ni cliente. Me gustaba enseñar y compartir mis conocimientos y análisis. No por nada me decían Teacher mis compañeras de mi primer oficina en Monterrey. Siempre me gustaba ayudar y apoyar a los nuevos ya que si el de abajo está bien, tu estando arriba estarás mejor. Me encantaba mi trabajo y la empresa en la que trabajaba. Nunca tuve un problema real y siempre fui bien apoyada o al menos casi siempre. Todo era recíproco, yo ayudaba y daba buenos resultados y se me regresaba de alguna manera.

A la hora de comida casi siempre me iba a comer a donde vivía ya que me quedaba a solo 5 minutos. Podía hacerme de comer desde cero, comer, leer, ver tele, una película o dormir. Después me iba a trabajar nuevamente. Después de la oficina me iba a nadar con un grupo avanzado, o me iba al cine, a cenar o a rehabilitación (En diciembre de 2011 me lesioné la rodilla al correr un 10k mal). Después me iba a WalMart a comprar una película o serie y me dormía viéndola.

Tenía pocos buenos conocidos en Puebla y D.F. pero todos los fines de semana siempre tenía algo que hacer. Nunca estuve tranquila y me fascinaba. Me había reencontrado con mi primer amor de mi último año de prepa y hablábamos de planes de boda y cambios de residencia. Él vivía en Austin, Tx, pero de alguna manera creía que si ambos queríamos funcionaría al cambiarme yo de residencia de nuevo. Su familia me aceptaba, la mía lo aceptaría de alguna manera ya que me sentía feliz y con mucha química estando con él.

Estaba en la etapa más estable de mi vida. Pero un 27 de julio todo cambió.

Esta es mi super vida resumida en unos cuantos párrafos. Esta era yo. Nunca voy a olvidar quien era y sobre todo estoy tratando de ser nuevamente yo. Es difícil pero sé que regresaré a ser y sentirme yo...con unas cuantas adecuaciones jejeje.

Besos y cerezas

Ánimo y como una amiga me dice "pa'lante"




2 comentarios:

  1. Gabyyyyyy

    Recien me entero de tu historia, gracias por compartirla conmigo!

    Estoy segura que la niña que conocí en Australia es la de hoy pero mas fuerte, por favor conserva la felicidad que siempre te ha caracterizado.

    Aprovechando que has abierto un espacio para compartir experiencias te cuento que yo también tuve una -familiar- que me cambió la vida y la unica enseñanza que tengo es que la cambió para bien.

    Hace 14 años mi papá tuvo una accidente y perdió la visión. Los primeros dos años fueron muy duros, primero por la aceptación de un nuevo estado de vida y segundo por los dolores (más que todo en la cabeza). Cuando salimos de la clínica luego del diagnóstico, sometimos a mi padre a dos cicurgías -tal vez hoy diría que innecesarias- guardando la esperanza de lo imposible. Mientras tanto una nueva vida volvió a nacer pues mi papá tuvo que empezar de cero, a aprender a comer, a ir al baño, a caminar solo por la casa, a levantarse y saber que era de día porque nosostros se lo contabámos y a criar a su pequeño hijo que en ese entonces tenía 4 años.
    Con el pasar del tiempo mi papá se dio cuenta que sólo él podía salir adelante mentalizandose que su vida había cambiado pero no terminado y esta vez tenía otra oportunidad para vivir.

    Como hija, esta situación me acercó más a mi padre y pasé de tener una autoridad que me corregía a tener un amigo. El vive en otra ciudad y hablamos dos veces al día, nos pedimos consejos mutuamente y yo soy parte de esos ojos que el perdió.

    Como enseñanza te puedo decir que el aceptó tanto su ceguera que a veces se le olvida y me hace comentarios de la vida cotidiana como si los estuviera viendo.

    No se sibesto te sirva, te ayude o te moleste pero quería compartirlo contigo porque en esta vida TODO SE PUEDE y creo que es el momento que recibas estas buenas energías que personas como yo te enviamos de todo corazón.
    Estoy segura que con tu actitud, forma de ser, inteligencia y fortaleza vas a hacer de esto un logro más de vida.

    Te admiro y te felicito....un abrazo muy grande desde Colombia!

    María Camila

    ResponderEliminar
  2. Wooooow

    La familia es la piedra fuerte que nos sostiene ante situaciones tan adversas. La mía se ha portado increíble. A través de los meses me he topado con varios casos increíbles de desamparo y desolación que me enerva.

    Tu comentario de "yo soy parte de esos ojos que él perdió" me movió muchisimo. Mi hermano me dijo algo similar y le creo.

    Te mando un enorme beso hasta Colombia que Dios nos bendiga siempre.

    ResponderEliminar